jueves, 6 de junio de 2013

EL TOMATE


EL TOMATE ALGO MÁS QUE SABER 

¿Una planta bonita verdad?
Eso es lo que que opinaron los europeos cuando este majar llego a Europa y lo tenían decorando en macetas y jardines  pero pronto se introdujo en nuestras cocinas y en la actualidad disfrutamos de ellos en un plato, en ensaladas y salsas.




El tomate, cuyo nombre científico es "Lycopersicon escultelum", es de hecho una fruta, que pertenece a la familia de las solanáceas  y se considera una verdura debido a sus diversos usos culinarios, es considerado tanto una fruta como una hortaliza y forma parte integrante de la cocina en todo el mundo y en especial en la cocina mediterránea, aunque al principio de su llegada a europa en el siglo XVI  era una planta ornamental, una curiosidad más.

Es originario de los bajos Andes, y fue cultivado por los Aztecas en México. La palabra azteca "tomatl" significaba "fruta hinchada", y los conquistadores españoles lo llamaron "tomate”  la mayoría de los autores le atribuyen  origen mexicano, aunque existen otros que ubican su origen en América del Sur, entre Chile y Colombia, donde se encuentra en forma silvestre, al igual que todas las otras especies del reducido género Lycopersicon.

Su domesticación es lo que habría ocurrido en México, a partir del tomate cherry que crece
espontáneamente en toda la América tropical y subtropical. Desde esta zona y con el nombre de tomate habría sido llevado a Europa.

Fue introducido en España gracias a Cristóbal Colón  a principios del siglo XVI. Se cree que llegó primero a Sevilla, uno de los principales centros del comercio internacional, en particular con Italia, desde Sevilla se estendió por toda Europa.

En 1544, el herborista  Mattioli se refirió a los frutos amarillos de la planta del tomate como "mala aurea", manzana de oro, después mencionó  una variedad roja.

Por la misma época el holandés, Dodoens, realizó una descripción detallada del fruto, el cual se ganó la reputación de afrodisíaco, lo que explicaría los nombres de "pomme d' amour" en francés, "pomodoro" en italiano y "love apple" en inglés.

En la actualidad es una especie de gran y creciente importancia en el mundo, donde destacan China, India, Estados Unidos y Egipto, como los países de mayor superficie cultivada.

El tomate es una rica fuente de vitaminas y minerales: Un tomate puede aportar alrededor del 40% del requerimiento diario de vitamina C un antioxidante natural que actúa contra el cáncer que causan los radicales libres, también contiene vitamina A y abundante potasio, así como hierro. El potasio juega un papel vital, los primeros síntomas de bajo potasio son calambres, dolores musculares y debilidad generalizada  y el hierro es importante  para mantener la salud de la sangre, además de vitamina K,abundante en los tomates. , que es esencial en la coagulación de la sangre y controla el sangrado.

Los tomates nos ayudan a:

  • Reducir el colesterol
  • Fortalecer el sistema inmune
  • Combatir infecciones
  • Evita sufrir infartos
  • Evitar enfermedades cardiovasculares.
  • Controlar la tensión arterial.
  • Contribuir en la salud ósea.
  • Regular del tránsito intestinal.
  • Expulsar toxinas.
  • Prevenir el Síndrome de degeneración macular.
  • Mantener los niveles de azúcar en sangre.
  • Calmar la sensación de picazón producida por picaduras de insectos.
  • Curar las heridas.
  • Reducir el riesgo de padecer cáncer.
Existen gran cantidad de variedades de tomates y desde Frutas Isabel os invitamos a consumir este producto por sus propiedades y como no por sabor.

Por que después de leer todo esto, quien no se anima a degustar una buena ensalada de tomate con un rico aceite de oliva o un plato tan típico andaluz como puede ser el salmorejo o el gazpacho, simplemente echar a volar la imaginación y a cocinar.

Esta es una de mis sugerencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario